Hallan una de las rocas más antiguas de la Tierra… en la Luna

Hallan una de las rocas más antiguas de la Tierra… en la Luna

La muestra, traída por los astronautas del Apolo 14, fue expulsada de nuestro planeta tras una brutal colisión hace 4.000 millones de años Cuando los astronautas del Apolo 14 trajeron muestras lunares a la Tierra, en 1971, no tenían ni idea de que por lo menos una de ellas no pertenecía completamente a nuestro satélite. Y ahora, medio

La muestra, traída por los astronautas del Apolo 14, fue expulsada de nuestro planeta tras una brutal colisión hace 4.000 millones de años

Esta roca, traída por los astronautas en 1971, podría contener un pequeño fragmento de la Tierra primitiva – NASA/LPI/USRA/Bellucci et al.

Cuando los astronautas del Apolo 14 trajeron muestras lunares a la Tierra, en 1971, no tenían ni idea de que por lo menos una de ellas no pertenecía completamente a nuestro satélite. Y ahora, medio siglo después, un nuevo estudio sugiere que uno de esos fragmentos de material guarda en su interior un pequeño trozo de nuestro planeta. Uno que con toda probabilidad fue expulsado por la Tierra como consecuencia de un gran impacto sucedido hace más de 4.000 millones de años. El estudio se acaba de publicar en Earth and Planetary Science Letters.

“Se trata de un hallazgo excepcional -asegura en un comunicado David King, científico de la Asociación de Estudios Espaciales Universitarios (USRA) y coautor del estudio-, que ayuda a pintar una imagen mejor de la Tierra primitiva y del bombardeo que modificó nuestro planeta en los albores de la vida”. Recordemos que se cree que los primeros seres vivientes aparecieron en nuestro planeta entre hace 3.800 y 4.100 millones de años.

Dirigidos por Jeremy Bellucci, del Museo Sueco de Historia Natural, y Alexander Nemchin, de la Universidad australiana de Curtin, los investigadores analizaron las muestras lunares recogidas por los astronautas del Apolo 14, que exploraron la Luna en febrero de 1971. Y hallaron que una de las rocas contenía un pequeño fragmento de apenas dos gramos de peso hecho de cuarzo, feldespato y circón, materiales muy raros en la Luna pero extraordinariamente comunes en la Tierra.

Los análisis químicos indicaron que ese pequeño fragmento había cristalizado en un ambiente muy rico en óxido, consistente con las rocas que se encuentran en el subsuelo cercano a la Tierra primitiva. Los análisis, además, indican que esa cristalización se produjo entre hace 4.000 y 4.100 millones de años a unos 20 km bajo la superficie terrestre, y que después fue lanzado al espacio como consecuencia de una poderosa colisión.

Tres veces más cerca

La roca se fue abriendo paso a través del espacio en dirección a la Luna, que en aquellos momentos estaba tres veces más cerca de la Tierra que en la actualidad ( la Luna aún se sigue alejando de nosotros, a un ritmo de 3,8 cm por año). Tras su llegada, el fragmento de superficie terrestre siguió sufriendo “traumas”: se derritió parcialmente y posiblemente quedó enterrado en la Luna como consecuencia de otro impacto hace unos 3.900 millones de años, para volver a salir a la luz debido a otra colisión más reciente, hace unos 26 millones de años.

Según los investigadores, fue precisamente este último impacto el que creó el llamado Cone Cráter, de 340 metros de diámetro y cuyos alrededores fueron explorados en 1971 por los astronautas Alan Shepard y Edgar Mitchell.

¿Por qué están tan seguros los científicos de que esa pequeña piedra viene de la Tierra y no se formó en la propia Luna? Sencillamente porque, teniendo en cuenta los resultados de los análisis y las coincidencias temporales, es la explicación más sencilla y probable. Pensar que la piedra nació en la propia Luna, en efecto, supondría tener que replantearse todo lo que sabemos sobre las condiciones de nuestro satélite hace miles de millones de años.

Por ABC José Manuel Nieves

caliventura
ADMINISTRATOR
PROFILE

Posts Carousel

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *